Pedes in terra ad sidera visus

Ésta es una apuesta por mí y contra mí. Aunque parezca contradictorio, expondré argumentos para aclararlo.

*Escribir un blog por mí. Mi pasión es comunicar. Escribir, relatar, compartir ideas…. ¡A eso me quiero dedicar de mayor! Desde siempre escribí poesía. Me resultaba más sencillo expresar mis sentimientos en verso que manifestarlos en la realidad…Soñaba de niña con publicar un libro de poesía. Una de las personas más importantes de mi vida me explicó por qué se hizo mago: “Los aplausos enganchan, Ángeles.” Mi primer aplauso lo recibí de mis compañeros de clase, a los 14 años, tras la lectura de uno de mis poemas por parte de la profesora de Literatura. Lo leyó en voz alta, sin decir el nombre del autor. Jamás lo he olvidado.

No he iniciado este proyecto para recibir aplausos. Sino para lograr ser feliz haciendo algo que me apasiona, que es capaz de erizarme la piel… que es lo que mejor ser hacer para seguir viva.

Por eso, este blog va por mí.

*Escribir este blog contra mí. Llevo años retrasando este encuentro con mi sueño. ¿Por qué? POR MIEDO. ¿Al fracaso? Quizás, pero también al éxito… ¿Cómo se vive con éxito? Me he empeñado en esconderme alejándome del mundo de la comunicación, como justificación obvia de mi mala suerte en el terreno laboral. Si no trabajas con tu talentos, ¿qué esperas? Va contra mí porque supone que me enfrento en el espejo a mí misma. No a la imagen que he querido creerme, sino a lo que realmente soy en un acto de valentía evitado durante más de 30 años. Me desafío a mi misma. He tirado la moneda hacia arriba, apostando por la cara. Por ‘mi’ cara. Le lanzó un órdago al destino y que sea él quién decida si, de hoy en adelante, dejo de ver la cruz con la que me ha regalado todos estos años.

Por eso, este blog va contra mí.